lunes, 4 de febrero de 2013

Nuestros poemas homófonos:


¡Ah! qué pena
A mi me duele.
¡Ay,ay! no puedo más...
Ha de querer arreglarlo.
Pero ¡Eh! miradme
he cambiado de look e imagen.                      
Ahí echo el valor  
y a ver el reloj
si marca el fin de mis penas
y de mi dolor. -Morena99-

PASO A PASO, UN POCO DE ORTOGRAFÍA.
Intrucciones de las buenas
Primero halla una ola, allá, en el mar, detrás de la valla.
Después, caminas hasta un haya y encontrarás cerca una baya.
Y para que haya más, acércate a la hoya y escoge una olla.
¡Vaya! Y aunque parezca raro, tienes que gritarle ¡Hola! -Alymich-

MIS HOMÓFONAS
Vamos a colocar una olla en la hoya. Pero, ¡que no lo vea el aya!, que se halla debajo del haya de allá lejos...
Iba a saltar la valla para coger una baya, cuando te dije hola. Pero, ¡vaya caída! Fue como el empuje de una ola. -Cualoboch-


No hay comentarios: