sábado, 16 de febrero de 2013

En la piel de Isabel

Eres al que siempre amé.
Eres al que mi tiempo entregué.
Eres lo que siempre añoré.
Por el que derramé lágrimas de dolor.
Eres el que le dió a mi mundo color,
Por el que cinco años de mi vida consumí.
Esperé y esperé… pero no regresaste.
Finalmente otro compromiso tuve que aceptar.
Y aunque me sufriera,
me dolió más el verte regresar...
puesto que demasiado tarde era ya.
Siempre sufriré al recordar
El día en él que un beso mío te negué.
A causa de mi negación,
Vi como se apagaba el brillo de tus ojos,
Y por amor a ti, en tu lecho de muerte,
el beso que deseabas te entregué
y con el que eternamente nuestro amor sellé.
-Linky-