sábado, 15 de junio de 2013

Mi primer marathón:

Abrí los ojos. Ese era el día en iba a demostrar mi esfuerzo, los días y meses entrenando.
Me levanté muy rápido, me preparé el desayuno y salí corriendo.
En la salida de la carrera me puse nerviosa, me preparé...
En el momento en que el hombre dio la salida, fui como una bala.
Ya, hacia el final de la carrera, iba la segunda y empecé a correr con todas mis fuerzas para adelantarla.
De pronto, yo iba a su nivel: nos miramos y cruzamos la línea de meta juntas.
Mi madre y yo nos dimos un gran abrazo y lo celebramos. -Morena99-