domingo, 23 de junio de 2013

Mi lectura: El niño con el pijama a rayas

El autor es John Boyne, irlandés. Ha sido traducida por Gemma Rovira Ortega.
La Editorial: Salamandra, en la colección Letras de Bolsillo.
El género al que pertenece la obra es narrativo, porque se ha utilizado esa técnica para contar una historia, realizada por personajes que intervienen mediante un diálogo o mediante prosa.
El subgénero es la novela, porque la narración es extensa y compleja. Escrita en prosa, con una trama complicada o intensa, personajes sólidamente unidos, ambientes descritos, con lo que podemos imaginarnos cómo es el espacio y el tiempo donde se encuentran los personajes o suceden los hechos.
El tema principal es describirnos el otro lado del infierno: los carceleros y cómo sus hijos pagan las consecuencias de actos militares. Los niños se ven afectados por ellos sin saber apenas la diferencia de la 'raza'.
El nivel lingüístico utilizado es culto, pero eso no es una dificultad para comprender el texto, aunque alguna palabra  no se entienda con facilidad. Pienso que eso puede ser debido a que está traducido y, es normal que en ciertos idiomas utilicen palabras que en español no conocemos o no tengan traducción.
De esta lectura he aprendido que eran tiempos difíciles para las personas. Fue una época histórica conflictiva.
Me ha gustado mucho, porque, aunque narra hechos muy tristes, ves como Bruno, siendo hijo del responsable del campo de concentración, no entiende nada de lo que pasa.
No me ha gustado el desenlace. Me hubiera gustado que la amistad hubiera salvado a ambos, pero creo que los dos le dan una buena lección al padre de Bruno.
Es recomendable leerlo, porque así puedes conocer cosas que pasaron, hechos históricos que marcan un antes y un después en algunas familia y personas. -Barcocha-