miércoles, 5 de diciembre de 2012

Opiniones sobre 'El Oro de los Sueños'

Mis sentimientos al terminar de leer son contradictorios.
Por una parte he sentido mucha alegría, ya que Miguel, el protagonista, regresaba, por fin sano y salvo, con su familia, además de seguir con Lucía.
Por otra parte, un poco de tristeza, porque Miguel no podía contar a su madre todos los descubrimientos que había hecho.
Después de leído me ha parecido un libro muy bonito. Te enseña muchas cosas de la vida.
Sólo cuando llega al final va cobrando sentido todas las batallas y problemas que han surgido.
Yo, personalmente, se lo recomendaría sólo a personas a las que les guste este tipo de relatos. -Alymich-

La ilustración de la portada es curiosa. aparece una figura que representa una cara con un casco. Dentro de el aparece la imagen de un mapa, en la zona del golfo de México.
Yo creo que esta ilustración hace referencia ala tema del que trata el libro, porque la obra se desarrolla durante la conquista de México. -Berry-

En El Oro de los sueños, el personaje principal es Miguel. Amable y sociable. A lo largo de la novela, cambia su forma de ver el mundo, se hace mayor y conoce gente, descubre una tierra y tiene una gran aventura.
Está narrado con un nivel lingüístico culto. Ha escrito palabras poco utilizadas en la vida cotidiana, como por ejemplo: duermevela, tea...
Su lectura a mi me ha producido calma, paz... y me han llamado la atención las aventuras, porque nunca se es demasiado joven para vivir una. Esa es la razón del título. -Alejijus-

La idea que yo he sacado de esta lectura es que en  el mundo hay muchos lugares, que pueden ser peligrosos. Hay que estar muy atento y no perder nada importante en tu vida. No lo recomendaría a personas que no les gustase leer mucho. -Quinty-

Yo he aprendido que la codicia es mala, pero aparte de eso, que la vida no va a ser como nosotros pensomos, que el mundo está lleno de abusos y egoismo. -Ardillita Campestre-

La enseñanza que yo he sacado es que la vida, en esa época, no era tan fácil, porque no había tantos recursos sanitarios, alimenticios...Y por supuesto, no existían los aparatos electrónicos, las máquinas...
Cuando terminé el libro, sentí calma, porque ya lo había acabado; pero por otra parte, he sentido satisfacción porque me ha gustado.
Después de leído me interesa viajar a América para conocer todos esos lugares.
Se lo recomendaría a otras personas, pero, al principio, puede resultar un poco pesado, porque usa muchas palabras antiguas y desconocidas por la gente...Sin embargo, cuando ya se va acercando al final, te da pena que se acabe, porque dan ganas de seguir leyendo. -Barcocha22-