domingo, 3 de mayo de 2009

El subjuntivo:

Si mi madre fuera un sabor, sería el dulce amargo.
Si fuese fuera un color, sería un rojo llamativo.
Si fuera un animal, sería el gato cariñoso.
Si fuera una flor, sería la amapola húmeda.
Si fuera una fruta, sería la fresa colorida.
Si fuera un mueble, sería la mesita robusta.
Si fuera un planeta, sería Marte, rojo.
Si fuera un país sería Francia, bonita.
Si fuera un nombre, se llamaría María, hermoso.
Si fuera una forma, sería el círculo redondo.
Si fuera un dulce, sería el caramelo dulce.
Si fuera una piedra preciosa, sería el diamante valioso.
Si fuera una estación del año, sería el verano caluroso.
Si fuera una bebida, sería el agua fresquita.
Si fuera una categoría gramatical, sería el adjetivo, costoso.
Si fuera una profesión, sería profesora lista.
Si fuera un miembro de la familia sería la abuela simpática.
Si fuera una ciudad, sería Teruel, precioso…
Así es mi madre, esa persona dispuesta
a ayudar y amar a todo el mundo…
–Mimi-