domingo, 3 de mayo de 2009

Si mi madre fuera un sabor, sería el ácido nítrico.
Si fuese fuera un color, sería un naranja oscuro.
Si fuera un animal, sería un perro amaestrado.
Si fuera una flor, sería una amapola enrojecida
Si fuera una fruta, sería una naranja dulzona.
Si fuera un mueble, sería una silla mullida.
Si fuera un planeta, sería la Tierra azulada.
Si fuera un país sería Francia, republicana.
Si fuera un nombre, se llamaría Fina, la honrada .
Si fuera una forma, sería cuadrado equilatero.
Si fuera un dulce, sería un pastel chocolatado.
Si fuera una piedra preciosa, sería un rubí brillante.
Si fuera una estación del año, sería la primavera florecida.
Si fuera una bebida, sería el agua mineral.
Si fuera una categoría gramatical, sería el adjetivo predicativo.
Si fuera una profesión, sería médico afamado.
Si fuera un miembro de la familia sería una hermana lista.
Si fuera una ciudad, sería Valencia querida…
Mi madre puede ser muchas cosas,
pero siempre será mi madre.
–Nico-