miércoles, 21 de enero de 2009

SARIKA

Yo he elegido el pato, porque creo que me describe: aunque es un poco patoso, también sabe nadar y andar… Además es muy inquieto, alegre y me parece divertido.