miércoles, 21 de enero de 2009

NOMO







Ya sé que el ciervo no es un animal de granja, pero lo he elegido porque puede ser pequeño y astuto.
Sabe muy bien cuando se mete en problemas. No tiene malos pensamientos. En fin, me gusta porque es salvaje y libre…